El Padre conocido en el Hijo

Posted on jul 18, 2011

El privilegio más grande que el ser humano puede tener es conocer a Dios Padre y a su Hijo Jesucristo. La meditación explica las razones por qué.
“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” Juan 1:1. 

EL VERBO DE DIOS es un título que pertenece al Señor Jesús. Un verbo es una palabra que expresa acción, o actividad. Como El Verbo de Dios, el Señor Jesús comunicaba la mente divina y revelaba al Padre. Revelaba al Padre en su carácter misericordioso, en sus juicios, en sus propósitos, en su justicia y en su amor. El Padre es conocido a través del Verbo, el Hijo de Dios.

En Juan 14, Jesús anunció que iba a la casa del Padre. Habiendo dicho en reiteradas oportunidades que iba por el camino de la muerte, Jesús agregó, “y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?” Juan 14:4-5. Varias veces Jesús había dicho que iba a ser crucificado y era de esperar que Tomás y los demás discípulos supieran eso. Jesús le respondió: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí,… Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais” vv.6-7. Ante esta declaración, Felipe pidió: “Señor, muéstranos el Padre, y nos basta” v.8. Jesús le contestó: “el que me ha visto a mí, ha visto al Padre” Juan 14:9. Así se entiende que el Padre es conocido a través del Verbo, el Hijo de Dios.

Para conocer al Padre, es necesario conocer a Hijo en forma personal. Este conocimiento viene a través de lo que es revelado en las Escrituras. ¿Cuánto tiempo toma Ud. para meditar en ellas para conocer a nuestro amado Salvador y Señor Jesucristo? Así se llega a aprender de Cristo y por lo tanto, conocer también a Dios Padre. Estudie la Biblia. Aprenda de Cristo. Todo tiempo invertido en estudiar la Biblia aumenta su conocimiento y aprecio por el Hijo y el Padre. “Las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado” Juan 5:36. Debemos abrir nuestra mente para aprender más de Cristo pues “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” Hebreos 1:2. –DAJ

Lectura Diaria:
Jueces 11:29-12:15 [leer]
/Isaías 32:1-20 [leer]
/1Corintios+10:14-11:1 [leer]